Piramide_5N

Mucho antes de convertirse en presidente de Estados Unidos, Donald Trump se dejó ver en las fiestas de la legendaria discoteca neoyorquina Studio 54, pero era un “aburrido”, según una entrevista publicada por Page Six con el expropietario del club, Mark Fleischman.

Trump no era muy divertido. Cuando estás entre una multitud que bebe y se droga y hay una persona que no lo hace, esa persona parece aburrida”, dijo Fleischman al portal estadounidense especializado en farándula.

Fleischman publicará en septiembre “Inside Studio 54”, un libro donde da testimonio de las salvajes noches que se vivieron en este club que él mismo reabrió en 1981, después de comprárselo a los dueños originales, Steve Rubell e Ian Schrager.

No obstante, las fiestas no eran igual de locas para todos los asistentes: el empresario aseguró que Trump era un asiduo pero “nunca tocó las bebidas o las drogas” cuando estuvo allí.

“Le gustaba mirar a las mujeres bellas, aunque estaba casado con Ivana”, desgranó.

En cambio, otros nombres célebres de los 70 y los 80, como los actores Robin Williams y Robert De Niro o la cantante Liza Minnelli, sí cuentan con historias de diversión y desenfreno en la memoria de Fleischman.

“Ian (Schrager) pintaba una imagen reluciente de Studio 54, pero es la historia real. Había drogas por todas partes, eran el combustible. Yo salía de fiesta con la gente a la que le encantaba la cocaína”, reconoció el empresario.

“Un día, estaba separando la cocaína buena de la normal y de repente levanto la vista y está delante de mí Lawrence de Arabia. Peter O’Toole me dice: ‘¿Puedo tener un poco, por favor?’ Por supuesto, compartí la mejor coca que tenía con él y vino a Studio 54”, reveló. 

Anuncios