Piramide5N- Rio Policia Asesi 03

 

El número de policías muertos en Río de Janeiro este año subió a 85 tras morir dos agentes en las últimas horas, informaron  medios locales.

Las dos últimas víctimas son Leandro Nascimento Thasmerão, de 35 años y que murió al recibir un tiro el sábado en el barrio de Engenho Novo, en la zona norte, y el sargento Olívar Teixeira dos Santos, de 43 años, muerto la pasada madrugada cuando patrullaba en una favela del municipio de Duque de Caxias, según el portal G1.

Nascimento fue tiroteado por unos bandidos que intentaron robar su vehículo, lo que intentó impedir antes de ser tiroteado, mientras que Teixeira recibió un tiro en la cara mientras patrullaba en la favela Vai Quem Quer, en el municipio de Duque de Caxias, zona norte de la región metropolitana.

Con ellos, son ya 85 los policías militarizados que murieron este año en Río de Janeiro, el estado más turístico de Brasil y que vive una ola de violencia que coincide con la bancarrota decretada por el Gobierno regional.

La grave crisis económica que vive el estado de Río de Janeiro, que se declaró en quiebra hace un año y apenas puede pagar los salarios de los funcionarios, y la corrupción en las instituciones y en los cuerpos policiales contribuyen a alimentar el problema.

Este lunes, fueron enterradas las dos mujeres, madre e hija, que murieron debido a balas perdidas durante un tiroteo entre narcotraficantes y policías en la favela de Mangueira, muy próxima al estadio de Maracaná.

Marlene Maria da Conceição, de 76 años, recibió varios impactos mortales cuando se dirigía a su trabajo y su hija Ana Cristina da Conceição, de 42 años, fue alcanzaba por las balas mientras intentaba socorrerla, según la Policía Militarizada.

Minutos antes de morir, Ana Cristina publicó una foto en su perfil de Facebook y un breve comentario en el que apuntaba: “No me lo puedo creer. Estamos llegando a casi tres horas” de tiroteo.

Hace un mes, también había escrito “muchos tiros. Dios nos proteja aquí en Mangueira”.

De acuerdo con la versión de la Policía Militarizada, el tiroteo empezó cuando uno grupo de agentes fue atacado por traficantes en la favela.

Tras la muerte de las dos mujeres, decenas de personas incendiaron un autobús y quemaron neumáticos en la principal calle de acceso a Mangueira, en la zona norte de Río de Janeiro.

Más de setenta personas murieron por balas perdidas desde enero en Río de Janeiro, donde se registra una media de 15 tiroteos diarios.

Para hacer frente a la ola de violencia, el Gobierno Federal envió en mayo, durante tres meses, a 425 agentes de la Fuerza Nacional, un cuerpo de elite de la policía perteneciente al Ministerio de Justicia. 

Anuncios