Piramide_5N

Los presidentes de Chile, Colombia, México y Perú, países reunidos en la Alianza del Pacífico, pusieron  de presente la importancia de dar el “siguiente paso” y explorar nuevos acuerdos como bloque de integración, el de mayor crecimiento en la región.

Seis años después de que sellaran el comienzo de este mecanismo, los mandatarios Michelle Bachelet, de Chile; Juan Manuel Santos, de Colombia; Enrique Peña Nieto, de México; y Pedro Pablo Kuczynski, de Perú, llegaron a Cali con el compromiso de “dar un paso cualitativo” durante su XII Cumbre Presidencial.

Al participar en un panel que dio por concluido el IV Encuentro Empresarial de la Alianza, Peña Nieto consideró que esta cita será la oportunidad para “dar el siguiente paso para como bloque establecer alianzas comerciales”.

“La Alianza del Pacífico se creó precisamente con esta visión, no solo de tener integrados los mercados de los cuatro países y generar oportunidad para el libre comercio (…), sino construir una plataforma que nos permitiera realmente encontrarnos con otros países, especialmente de la región Asia-Pacífico, y de cualquier otra parte del mundo”, argumentó.

Destacó que las cuatro naciones, que en bloque conforman la octava economía mundial, tienen “un acuerdo como quizás no haya otro en el mundo” y atribuyó a esto “el nivel de interés de varios otros países por hacerse presentes como naciones observadoras.

Para el jefe de Estado, este bloque apunta no solo al comercio sino al libre tránsito de personas, servicios y capitales.

A su turno, Santos, anfitrión de la cita y quien este viernes asumirá la Presidencia pro tempore de la Alianza de manos de Chile, destacó que uno de los objetivos más importantes para la Alianza del Pacífico es atraer inversión.

El mandatario aseguró que “hoy los países compiten por la inversión” y en ese campo “el comercio es un medio”.

“Por eso atraer inversión es lo que todos los países quieren y América Latina está ávida de capital, por eso la Alianza del Pacífico se está posicionando como un grupo ideal para atraer esa inversión”, sostuvo.

Horas antes, Santos anunció que Singapur, Australia, Nueva Zelanda y Canadá serán los primeros países que ocupen el rol de “Estado asociado”, cuya misión dentro de la Alianza todavía no ha sido detallada.

Acerca de cómo atraer inversionistas, el presidente consideró que estos quieren estabilidad jurídica, estímulos tributarios y económicos, razón para la que se están tomando decisiones para promover las inversiones intrarregionales.

Por su parte, Bachelet recordó que desde la reunión celebrada en 2015 en Paracas (Perú) se plantearon la posibilidad de invitar a los países del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por su sigla en inglés) más China y Corea del Sur bajo “la idea” de un Estado asociado.

Detalló que ese Estado firma un acuerdo comercial con la Alianza como bloque en la dirección de “fortalecer la inversión, el comercio y cumplir con objetivos de acuerdo al marco de la Alianza del Pacífico”.

Al evaluar el entorno, el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, aseguró estar preocupado por el freno que vive en este momento América Latina y no solo la Alianza del Pacífico.

“En 1917 América Latina era el 8 % del PIB mundial, hoy sigue siendo el 8 % del PIB mundial. Si queremos llegar al 10 o al 12 tenemos que cambiar las cosas, la Alianza del Pacífico está bien encaminada, pero tenemos que pensar en fórmulas y de repente los (Estados) asociados nos darán ideas nuevas”, dijo Kuczynski en el debate con el que se cerró el IV encuentro empresarial del grupo.

Kuczynski coincidió con los presidentes de los otros tres países al señalar que es necesario atraer a inversionistas, pero subrayó que para eso “lo más importante (…) es la perspectiva de crecimiento”.

Como parte del plan de crecimiento, apostó por atraer el turismo y recordó que Perú recibe casi 3,5 millones de turistas cada año, de los cuales buena parte son de Chile y son turistas de frontera”.

“Mucho se puede hacer juntando dos destinos”, destacó el jefe de Estado peruano.

Los países del bloque fueron en 2015 el destino de más de 69.000 millones de dólares en Inversión Extranjera Directa (IED), lo que representa el 44 % del total que llegó a América Latina y el Caribe en ese año, lo que los convirtió como bloque en la octava economía del mundo, con un 39 % del PIB latinoamericano y caribeño.

Anuncios