Piramide5N- Siria Al Asad 11

El presidente de Siria, Bachar al Asad, y el jefe del Estado Mayor ruso, Valeri Guerásimov, sostuvieron un encuentro en la base aérea de Hamimim, que sirve como plataforma de operación de la Fuerza Aérea rusa en el país árabe.

El Ministerio de Defensa ruso informó en un comunicado de que “en la reunión se abordó el cumplimiento del régimen del alto el fuego en el marco de la implementación del memorándum sobre la creación de zonas de distensión en la República Árabe de Siria“.

Al Asad y Guerásimov también hablaron de la coordinación de acciones de las fuerzas gubernamentales sirias y la aviación rusa en su lucha conjunta contra los grupos terroristas Estado Islámico y Frente al Nusra.

Durante la visita, Al Asad inspeccionó las instalaciones de la base aérea, según el comunicado.

La presidencia siria informó por su parte de que Al Asad hizo un recorrido por el aeropuerto militar, donde pudo ver de cerca los aviones y carros de combate rusos y charlar con los oficiales, que le pusieron al día sobre el armamento que se encuentra en la base.

Asimismo, Al Asad tuvo la oportunidad de inspeccionar un avión del tipo SU-35, “uno de los más modernos del mundo”, según la presidencia siria.

La oficina del dirigente publicó un vídeo en el que se ve al jefe de Estado subiendo por una escalerilla al aparato y sentándose en el asiento del piloto, mientras que dos oficiales rusos le explican su funcionamiento.

Durante su visita, Al Asad también pudo contemplar el equipamiento, las armas y los documentos requisados por los soldados rusos en “zonas de los terroristas”.

Rusia es uno de los principales aliados internacionales de Al Asad y desde el 30 de septiembre de 2015 desarrolla una campaña de bombardeos en Siria para apoyar al Ejército nacional.

La base de Hamimim es el aeródromo donde despegan y aterrizan los aparatos rusos en sus operaciones en el resto del país.

Esta visita coincide hoy con las advertencias del Gobierno de Estados Unidos de que ha identificado “potenciales preparativos” de las autoridades sirias para llevar a cabo un nuevo ataque con armas químicas en el país.

Washington advirtió de que, si eso ocurre, Al Asad y sus Fuerzas Armadas “pagarán un alto precio”.

Rusia respondió que considera “inaceptable” cualquier tipo de amenaza de Estados Unidos contra el “liderazgo legítimo” de Siria, mientras que por el momento el Ejecutivo de Damasco no se ha pronunciado al respecto.

Anuncios