Piramide5N- Mexico Salinas 3

 

El expresidente de México, Carlos Salinas de Gortari, dijo en La Habana que en las relaciones entre su país y Cuba con los Estados Unidos las “realidades objetivas” se van a ir imponiendo hacia una normalización.

Salinas de Gortari, quien gobernó en México entre 1988 y 1994, presentó en la capital cubana su libro “Muros, puentes y litorales”, en el que trata en tres capítulos sobre las relaciones entre su país, Cuba y Estados Unidos.

Preguntado sobre las expectativas futuras de los vínculos entre México, Cuba y EE.UU., Salinas indicó que se trata de un tema “muy sensible” y consideró “muy difícil” hacer un pronóstico.

“Cada mañana estamos a la expectativa de cuál será el twitter del día y en consecuencia la certidumbre no existe”, comentó en alusión al frecuente presencia del presidente estadounidense Donald Trump en la red social Twitter con sus mensajes imprevisibles.

El exgobernante y economista mexicano indicó que la realidad es “la responsabilidad en el ejercicio del poder” y por tanto se “imponen también sus dinámicas y sus reglas más cuando se trata de poderes como en México, Cuba y Estados Unidos sujetos al imperio de la ley y a la exigencia de los pueblos”.

“Eso hace que al margen de personalidades particulares que cualquier dirigente tenga, las realidades objetivas en mi opinión se van a ir imponiendo hacia una tan necesaria como impostergable normalización de las relaciones”, añadió.

A su juicio “no es posible” que los Estados Unidos tengan una relación normalizada con Vietnam, a pesar de que tuvieron una guerra y con Cuba no pueda existir ese vínculo.

Como mexicano, dijo que espera que “se de sobre todo un proceso educativo de los que tienen la responsabilidad de liderazgo para entender de qué historia se trata y de qué calidad de pueblo se trata tanto en México como en Estados Unidos y la exigencia de respeto por encima de actitudes que rayan incluso en la xenofobia y el racismo”.

Salinas resaltó al presentar su libro en el centro cultural habanero Dulce María Loynaz que “son los litorales y la geografía” los que hicieron “inevitables vecinos” a México, Cuba y EE.UU., que no pueden permitir que se intente separarlos por “vía de muros” cuando necesitan “puentes que los unan más”.

Explicó que lo que precipitó su publicación fueron tres “macroeventos” en las relaciones geopolíticas de la región, el primero de ellos, el fallecimiento del líder cubano Fidel Castro en noviembre pasado.

En segundo lugar citó el nuevo acercamiento entre Cuba y EE.UU. propiciado por el presidente de la isla Raúl Castro y la administración del exgobernante norteamericano Barack Obama y el tercer evento que consideró fue la elección del actual mandatario estadounidense Donald Trump.

“Todo esto nos convoca a reflexionar por qué la intensidad de las relaciones entre México, Estados Unidos y Cuba no dependen tanto de las personalidades de los gobernantes y de circunstancias coyunturales”, apuntó aunque reconoció que ambas “tienen una gran influencia”.

Sobre su libro detalló que parte de un ensayo inédito del historiador estadounidense John Womack sobre los nexos entre Cuba y México, también relata cómo se estableció una comunicación entre el gobierno de la isla y el de EE.UU. durante la administración de Bill Clinton al producirse la crisis de los balseros en 1994.

Y reseñó que en la última parte, se narra el drama de una madre estadounidense en 2003 que le pidió su apoyo para recuperar a sus hijos que habían sido secuestrados por su ex-cónyuge y retenidos de manera clandestina en Cuba, situación que Salinas puso en conocimiento de Fidel Castro, quien finalmente le dio solución.

El texto, editado por la casa Penguin Random House, salió de la imprenta en marzo de este año y ya tuvo su presentación en México y en la universidad norteamericana de Harvard.

Anuncios