Piramide_5N

 

El alemán Sebastian Vettel (Ferrari), líder del Mundial de Fórmula Uno, que arrancará cuarto este domingo en el Gran Premio de Azerbaiyán, el octavo del campeonato, explicó en Baku tras la calificación que “no” cree que “hubiese sido posible” mejorar “mucho más que un tercer puesto” en la misma.

“La verdad es que no creo que hoy hubiese sido posible sacar mucho más que un tercer puesto”, explicó, en declaraciones al canal de televisión RTL, Vettel, que saldrá desde la segunda fila junto a su compañero finés Kimi Raikkonen, por detrás de los Mercedes del ingles Lewis Hamilton -segundo en el Mundial, a 12 puntos; y que partirá desde la ‘pole’- y del finlandés Valtteri Bottas.

“Por la mañana no pusimos una nueva unidad de potencia, cambiamos la que había por otra ya usada”, precisó Vettel, cuádruple campeón mundial (2010-13, liderando el cuatrienio glorioso de Red Bull) y que por primera vez no concluyó entre los tres primeros en una calificación en lo que va de año.

“No estoy enfadado, pero tampoco estoy del todo contento. La estrategia al final no fue buena, con la bandera roja (al final de la Q3, tras el accidente del australiano Daniel Ricciardo, de Red Bull), los neumáticos creo que estaban algo fríos”, manifestó el campeón de Heppenheim este sábado en Baku.

“La última vuelta igual la hubiera podido haber hecho mejor, pero, como dije, no fue una jornada ideal”, explicó Vettel, al que en carrera le vendrá bien el buen ritmo mostrado el viernes en las tandas largas.

“Creo que fuimos deprisa en las tandas largas, sí; pero tampoco soy muy amigo de las predicciones, no sé qué puede pasar. Lo único cierto es que hoy hubiéramos podido tener más suerte sin la bandera roja”, indicó Vettel.

Anuncios