Piramide_5N

 El expresidente de Panamá Ricardo Martinelli (2009-2014) expresó su confianza en que la Justicia de Estados Unidos verá los “vicios jurídicos” de la solicitud de extradición que afronta por un caso de escuchas ilegales.

Debido a esa solicitud, Martinelli, de 65 años, se encuentra detenido desde el pasado día 12 en una prisión de Miami (EEUU).

En una carta que aparece publicada hoy en su cuenta de Twitter, el exmandatario reitera que sufre “las consecuencias de enfrentarse a un Estado opresor que no escatima esfuerzos para acabar con el enemigo”, en referencia a la supuesta persecución política por parte de su sucesor en el cargo, Juan Carlos Varela, algo que éste niega.

“Utilizaré todas la herramientas legales que tenga a mi disposición para evitar una extradición injusta y basada en torceduras de la verdad y abuso del sistema internacional de cooperación”, expresó Martinelli en su misiva, que dirige a sus amigos y seguidores.

A ellos les pide “que se preparen para una larga batalla” y les expresa que está “preparado y fuerte para lo que viene”.

“Al final vamos a salir victoriosos, más fortalecidos y unidos que nunca, les pido que no bajen los brazos (…) que viva Cambio Democrático”, el partido de Martinelli, “el 2019 es nuestro”, expresó, en referencia al año en que se celebrarán las próximas elecciones generales de Panamá.

Martinelli fue detenido a solicitud del Gobierno panameño, que lo pide en extradición por un caso de escuchas ilegales a más de 150 personas, entre ellas políticos opositores, empresarios y periodistas.

El expresidente ha afrontado dos audiencias en Miami, la última el martes pasado, cuando el juez Edwin Torres, quien debe decidir si le concede la libertad bajo fianza, indicó que hará algún anuncio sobre el caso esta semana o a comienzos de la próxima.

El Supremo de Panamá, la única instancia que puede procesar a Martinelli dada su condición de diputado del Parlamento Centroamericano (Parlacen), ha abierto contra él alrededor de una decena de causas penales, la mayoría por supuesta corrupción.

Anuncios