Piramide5N- Theresa UE 03

La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, aseguró  que los líderes de los veintisiete países que permanecerán en la Unión Europea tras la salida británica han reaccionado “positivamente” a su propuesta para proteger los derechos de los ciudadanos comunitarios en las islas.

“Tuvimos una discusión positiva sobre la oferta del Reino Unido a los ciudadanos de la Unión Europea”, afirmó May en referencia a su encuentro bilateral con la primera ministra de Polonia, Beata Szydlo, durante la cumbre europea en Bruselas, y añadió que también los demás jefes de Estado y de Gobierno reaccionaron “positivamente” a la propuesta británica presentada en la noche del jueves.

May planteó a los líderes comunitarios que los ciudadanos europeos que residan actualmente de forma legal en el Reino Unido no sean expulsados con el “brexit”, y propuso que los que lleguen antes del momento de salida del país de la UE puedan regularizar su situación.

Así, se concederá el estatus británico de establecimiento a cualquier ciudadano de la UE en el Reino Unido con cinco años de residencia en una fecha específica entre el momento de activación del artículo 50 de los tratados para la salida del país (marzo de 2017) y el momento de la marcha del país, prevista para marzo de 2019.

La líder conservadora volvió a calificar de “seria y justa” esa oferta y reclamó “la misma certidumbre” para los británicos asentados en los países de la Unión.

Pese a las declaraciones de May, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, reaccionó con frialdad a esas propuestas y las calificó de “primer paso”, pero “no suficiente”.

La canciller alemana, Angela Merkel, consideró que la propuesta “es un buen comienzo, pero no es el gran avance”, una opinión compartida por el presidente francés, Emmanuel Macron.

El primer ministro belga, Charles Michel, indicó que antes de opinar sobre la propuesta británica espera escuchar más detalles “técnicos” sobre la misma, algo que se ha comprometido a hacer May la próxima semana.

La política añadió que la decisión sobre si cuestiones jurídicas relacionadas con la protección de los derechos de los ciudadanos quedan en manos de la Justicia comunitaria se debatirá durante las negociaciones, si bien se mostró a favor de que los tribunales británicos se ocupen de la materia.

En cualquier caso, May afirmó que las negociaciones sobre la salida del Reino Unido de la Unión han empezado “bien y de forma constructiva” y expresó su intención de que continúen “exactamente en ese sentido”.

Sobre los resultados de los últimos comicios generales británicos, la primera ministra subrayó que la mayoría de votantes dio su apoyo a partidos comprometidos con el “brexit”.

“Si miran lo que sucedió en las elecciones, alrededor del 80 % de la gente votó a partidos comprometidos a respetar el resultado del referéndum celebrado hace un año”, dijo May.

La primera ministra británica recalcó que el Reino Unido “abandonara la Unión Europea, pero no dejará Europa” y reiteró su deseo de mantener una asociación “profunda y especial” con Bruselas.

Preguntada por sus declaraciones de mayo, en las que calificó de “cotilleos de Bruselas” la interpretación publicada por la prensa de su reunión en Londres con Juncker y con el negociador comunitario, Michel Barnier, destacó que no se dirigían a los líderes europeos.

“Si pudiera solo hacer una clarificación: si recuerdan, cuando hice esa declaración fue en respuesta a ciertos comentarios realizados tras una cena mantenida en Downing Street en la que, de hecho, no participaron líderes de otros Estados miembros europeos”, precisó.

Anuncios