Piramide_5N

 El general de Brigada del Ejército chileno, Fernando San Cristóbal, a cargo de las tareas del rescate de dos mineros que hace nueve días quedaron atrapados en un yacimiento de oro en el que trabajaban en el sur del país, confirmó que “la mina estaría inundada completa”.

La autoridad militar añadió a los periodistas que “el refugio no es hermético”, dando a entender que es muy difícil encontrar a los trabajadores con vida.

En tanto, el alcalde de Chile Chico, Ricardo Ibarra, donde se ubica el yacimiento, reconoció de que “hay un 99 % de posibilidades de que (los mineros) no estén con vida, algo que también lo dijeron los dirigentes de los trabajadores con los que yo conversé”.

“El lugar está completamente inundado”, manifestó Ibarra en declaraciones a CNN Chile, para agregar que “mañana se podrá ingresar una cámara y podamos ver el lugar”.

Una de las sondas con las que los rescatistas trabajaban para ubicar a los mineros atrapados en el lugar alcanzó los 200 metros de profundidad, lo que confirmó la presencia de agua en el nivel 55 donde podrían haberse refugiado los operarios.

Los mineros, Enrique Ojeda (34) y Jorge Sánchez (25), trabajaban en una galería a unos 1.300 metros de la entrada de la mina Delia 2 y a unos 250 metros de profundidad en línea recta cuando el pasado viernes el lugar se inundó al colapsar un muro.

Por su parte, el geólogo asesor del Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) Felipe Matthews aseguró a los medios de comunicación que “la esperanza que teníamos es que hubiese existido un tapón (de piedras y rocas) bajo el nivel 71, ese tapón obviamente no existe”.

“De todas maneras vamos a bajar una cámara con la idea de poder filmar para tener mayores antecedentes”, añadió el profesional en declaraciones a radio Biobío.

La ministra de Minería, Aurora Williams, señaló que las autoridades de la región ya se reunieron con los familiares de ambos mineros para comunicarles la noticia.

Frente a la posibilidad de encontrar con vida a los dos mineros, la ministra Williams afirmó que se seguirán haciendo los esfuerzos con los cuales se comprometieron, a pesar de la mala noticia que se ha tenido este sábado.

“Hoy día las posibilidades son menores”, reconoció la autoridad que había viajado a la zona para coordinar los trabajos de rescate.

El consejero regional de Aysén, Ariel Keim, había señalado tras el accidente que la mina, de la que se extrae oro y plata, de propiedad de la canadiense Mandalay Resources, se encuentra por debajo el nivel de la Laguna Verde, uno de los lagos más grandes en el mundo.

Anuncios