Piramide_5N

 El Gobierno de Chile pidió a los dueños de una mina de oro en la que dos trabajadores permanecen atrapados en el sur del país asumir la responsabilidad que le corresponde por el accidente, que se prolonga desde el pasado viernes.

La ministra de Minería, Aurora Williams, hizo el planteamiento en una reunión con Dominic Duffy, director de Operaciones de la canadiense Mandalay Resources, dueña de la mina Delia, en la que los trabajadores quedaron atrapados a unos 1.300 metros de profundidad a causa de una inundación.

La reunión fue para comunicarle “la responsabilidad de la empresa en esta situación lamentable que mantiene a dos mineros atrapados”, señaló la ministra a los periodistas después del encuentro.

Williams indicó que también se han coordinado las acciones a desplegar en el terreno y los equipos del Servicio Nacional de Geología y Minería de Chile (Sernageomin) y de los ministerios de Minería y de Obras Públicas, a fin de que “se desarrollen todas las acciones necesarias para la búsqueda de estos dos trabajadores”.

“Nuestro compromiso es desplegar toda la ayuda necesaria para que la empresa cumpla con la responsabilidad que compete en materia de la búsqueda y de los protocolos de emergencia”, explicó.

Por ello, la ministra precisó que están esperando el trabajo de unan empresa de un sondaje que busca llegar al nivel 55, el nivel más bajo de la mina, para determinar si ese nivel está inundado.

“Estamos frente a una situación importante desde el punto de vista de la geografía del sector, de la accesibilidad, porque estamos trabajando en una faena que ha sido inundada, y esto, da una dificultad mayor en los trabajos técnicos”, destacó.

Asimismo, Williams comunicó que van a ser “muy severos” en la investigación del accidente que ya se inició y que “hay riesgo” de sanciones para la empresa en caso de que se detecte un incumplimiento.

Pero especificó que lo que más les interesa y donde “más centrados “están es en el proceso de búsqueda de los trabajadores en colaboración con la empresa “por lo que significa en la afectación a la familia y a los compañeros de trabajo”.

Duffy quiso compartir “la tristeza total” de la empresa por el accidente.

“Todos nuestros deseos están ahí para la familia”, aseguró, y anunció que han trasladado a las familias a Chile Chico, el pueblo donde está la mina (a unos 1.800 kilómetros al sur de Santiago) y que la empresa está “constantemente” hablando con las familias.

“El gerente general de la faena está todos los días, tiene reuniones agendadas para hablar con la familia, les estamos informando de todas las acciones que estamos tomando, y de que estamos haciendo todo lo que podemos”, finalizó.

Anuncios