Piramide_5N

La canciller de Alemania, Angela Merkel, tuvo un encuentro con miembros de la comunidad alemana en México, a quienes explicó su gusto por la ciencia y confesó que durante sus estudios de física tenía dificultades con las asignaturas prácticas.

Durante una visita al PopUp Tour, evento que acoge actividades culturales y científicas al pie del Monumento a la Revolución en Ciudad de México, Merkel expuso al público reunido para la ocasión, compuesto principalmente por residentes alemanes de la capital mexicana, que para ella ciencia y entretenimiento van de la mano.

“Yo creo que es algo muy positivo si podemos entender por qué el mundo es como es. Podemos pasar nuestra vida haciendo preguntas sobre cómo funciona la corriente eléctrica, de qué se componen las cosas, por qué sale el Sol por la mañana, por qué el cielo es azul. Y si tengo una respuesta a todo esto es algo muy bueno, y puede ser muy divertido”, narró.

Refirió que cuando era estudiante de física en la Universidad de Leipzig (1973-1978) de la hoy extinta República Democrática Alemana, donde se doctoró con una tesis sobre química cuántica, siempre tuvo el problema de que “era mejor en la parte teórica y no tan buena en los ejercicios prácticos”.

“Cuando teníamos que soldar dos piezas de metal, nunca me salió muy bien. Los chicos eran mucho más rápidos”, dijo Merkel. “Pero no siempre lo hacían tan bien”, añadió, provocando las risas de los presentes.

La canciller atestiguó un certamen llamado Science Slam entre un médico mexicano, Mikel Uranga, y la científica alemana Jen Otto, quienes presentaron brevemente sus investigaciones sobre los ácidos grasos y el sudor, respectivamente.

Al cabo de las presentaciones, una moderadora explicó que en esta clase de concursos normalmente se realiza una votación entre el público para determinar al vencedor, pero pidió que en esta ocasión, y para celebrar la amistad entre México y Alemania, los presentes aplaudieran si deseaban que ambos participantes fueran ganadores. A ello siguió una unánime y entusiasta ovación.

Exhibiendo su espíritu científico, Merkel realizó un pequeño experimento de control: pidió aplaudir que quienes quisieran que uno u otro concursante ganara y, como seguramente esperaba, nadie lo hizo.

A continuación la titular del Gobierno alemán, quien llegó la tarde del viernes para una visita oficial de 24 horas a la Ciudad de México, hizo un recorrido por las instalaciones del PopUp, donde desde el viernes y hasta mañana domingo se realizan diversas actividades como clases de alemán, talleres de química o experiencias interactivas.

El evento, que supone el broche de oro para el Año Dual Alemania-México 2016-2017, ya ha pasado a lo largo del año por las ciudades de Guadalajara, San Luis Potosí, Guanajuato, Puebla y Toluca.

Una de las propuestas más demandadas la constituyen los talleres de química, en que los visitantes pueden crear sus propios champús, cremas de manos y líquido para hacer burbujas.

Las clases de alemán para principiantes también atraen a numerosos visitantes, quienes se agolpan en los asientos desde mucho antes de que la sesión se inicie.

La idea es ofrecer, a personas de todas las edades, un primer acercamiento a esta lengua a través de lecciones de aproximadamente 45 minutos sobre conceptos básicos como los colores, los números o la comida.

El Año Dual Alemania-México ha sumado, desde junio del año pasado, 1.374 actividades en 53 ciudades de 27 estados mexicanos. En total, contó con la participación de 4,46 millones de personas, así como de 890 especialistas y creadores alemanes.

Anuncios