Piramide_5N

 

La sintonía y el agradecimiento que siempre tuvo Pep Guardiola con Joan Laporta no se limita a la época dorada en la que el de Santpedor era el entrenador del Barcelona y Laporta, el presidente. Guardiola se marchó y se fue al Bayern y ahora está en el Manchester City, pero sigue celebrando todas las cosas buenas que le pasen al exdirigente y sufriendo con las malas.

Por eso, cuando se le preguntó por la sentencia de la Acción de Responsabilidad, que exonera a la junta de Joan Laporta durante su mandato, la respuesta de Josep Guardiola fue contundente:

“Estoy muy contento por Laporta y su gente, mucho, mucho, de verdad”. Y es que el técnico de Santpedor no olvida el apoyo que siempre le dio. “Los he tratado, sé como es el presidente Laporta y conmigo ha sido siempre más que impecable cuando van mal las cosas, que es cuando de verdad se miden las personas. Cuando las cosas van mal, un presidente puede ir a los diarios o darte apoyo, y muchos hacen lo primero”, explicó Guardiola, que estuvo presente en la barcelonesa sala ‘Luz de Gas’ en la fiesta de RAC1 para celebrar las 1.000 retransmisiones radiofónicas del Barça.

Guardiola también fue preguntado sobre otro expresidente azulgrana, Sandro Rosell, y sus graves problemas con la Justicia. En este caso, Pep se limitó a responder que “me sabe mal. Hay un juicio pendiente, estamos en un estado de derecho y hasta que no se aclare… no me gusta verle en esta situación, pero dejemos que la justicia haga lo que le pertoca”, aseguró.

Pep Guardiola repasó su trayectoria como entrenador azulgrana, empezando por sus comienzos difíciles, cuando perdió ante el Numancia: “Los primeros 25 minutos en el autocar estaba mal, pero en aquella época Tito y yo teníamos mucha energía”.

Y eso que después vino un empate ante el Racing de Santander en el Camp Nou (1-1), el día que debutó Sergio Busquets. “Si no lo hubiera tenido antes en Tercera no me habría atrevido. Sabía como era”, explicó.

Después llegaron los grandes éxitos y momentos inolvidables como el del Iniestazo de Stamford Bridge. “No podíamos atacarlos, no habíamos tirado a puerta. Pero Andrés y su genio nos llevó”, rememoró Guardiola.

Por todo ello, reconoció que fue “muy feliz, mucho”, entrenando al Barça. “Una pasada”, aseguró.

Guardiola, que también habló del éxito del Girona y alabó a la pareja Pablo Machín (entrenador) – Quique Cárcel (director deportivo) le dio a los aficionados del Barça este consejo: “Que os vayáis dos meses fuera, y veríais desde la distancia que siguen siendo muy buenos, han estado ahí, no pueden sentirse derrotados”.

 

Anuncios