Piramide5N- Puertos España 2

La primera jornada de la huelga convocada por los sindicatos de estibadores en España tuvo un seguimiento prácticamente total, con respeto de los servicios mínimos, salvo alguna excepción, y sin incidentes de importancia, según las autoridades portuarias y los sindicatos.

Los paros, que solo se efectuaron en horas impares, se repetirán del mismo modo los días 7, 9, 19, 21 y 23 de junio, mientras que se prevé uno de 48 horas entre el 14 y el 15.

El propio ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, destacó la normalidad al comenzar la jornada de paros y reconoció un seguimiento de “casi el cien por cien” entre los 6.500 trabajadores del sector.

Fomento, responsable de los puertos, fijó unos mínimos de hasta el cien por cien para las operaciones que afecten a mercancías perecederas y peligrosas, pasajeros, emergencias y productos esenciales para las islas mediterráneas y atlánticas y ciudades españolas de Ceuta y Melilla, en el norte de África.

De la Serna resaltó “la necesidad de que sindicatos y empresas se sienten a negociar” un acuerdo para garantizar el mantenimiento del empleo y la mejora de la productividad.

Por el contrario, el responsable de la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar (Cetm), Antolín Goya, responsabilizó al Gobierno de la situación.

Argumentó que el real decreto ley de mayo pasado para liberalizar el sector dio a las empresas de estiba “una situación de privilegio”.

Ese decreto fue aprobado por el Gobierno y convalidado posteriormente por el Parlamento para cumplir una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

La actuación de las empresas estibadoras españolas era contraria a la legislación comunitaria, ya que impedía que operadores de otros países se instalasen libremente en los puertos y contratasen a quien desearan. Si España no cumplía la sentencia, se enfrentaría a una cuantiosa multa.

Hasta ahora, según el líder sindical Goya, los estibadores portuarios españoles tenían contrato indefinido, pero las empresas no garantizan la totalidad del empleo tras la reforma.

Los sindicatos confirmaron la huelga el pasado 1 de junio, al considerar que la negociación con la patronal de la estiba Anesco para garantizar los empleos se había estancado.

Goya explicó que ahora “no hay mesa de negociación” abierta, pero mostró confianza en que las empresas se avengan a sentarse con los estibadores a lo largo de la protesta.

La ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, advirtió de que esta movilización puede dañar la economía española.

De hecho, asociaciones de producción y exportación agroalimentarias reclamaron un acuerdo urgente para no perjudicar al comercio; y la patronal de fabricantes de automóviles (Anfac) pidió que se respeten los servicios mínimos.

Anuncios