Piramide_5N

El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso anunció la expulsión de cinco diplomáticos moldavos en respuesta a idéntica medida adoptada el pasado lunes por Chisinau.

“En respuesta a la expulsión de Chisinau el 29 de mayo de cinco diplomáticos rusos, cinco miembros de la misión diplomática moldava en Moscú han sido declarados ‘persona non grata’ y deben abandonar el territorio de Rusia en el plazo de tres días”, señala un comunicado del ministerio ruso.

Moscú “ha expresado su esperanza de que en Chisinau tomen conciencia de lo contraproducente y destructivo que ha sido su paso hostil hacia Rusia, contrario a los principios de cooperación y confianza mutuos”, agrega la nota.

El Gobierno europeísta de Moldavia expulsó a cinco diplomáticas rusos pese a las protestas del presidente prorruso de ese país, Igor Dodon, que calificó la medida de “indignante” y señaló que se trata de un “acto hostil” contra Moscú encargado posiblemente por Occidente.

Según revelaron medios rusos, entre los expulsados de Chisinau está el agregado militar de la embajada rusa, Alexandr Grudin, al que las autoridades moldavas acusaron recientemente de reclutar como espía a un antiguo diputado moldavo, Yuri Bolbochan.

Bolbochan fue detenido en marzo pasado bajo cargos de espiar para Rusia y podría ser condenado a entre 12 y 20 años de cárcel por alta traición y espionaje.

El prorruso Dodon, que desde que fue elegido el pasado año se ha reunido ya dos veces en Moscú con el presidente ruso, Vladímir Putin, considera que el Gobierno liberal quiere estropear las relaciones con el Kremlin.

El pasado 10 de mayo Rusia premió la oposición de Dodon a ingresar en la OTAN al levantar el embargo al vino moldavo, del que dependen en gran medida los ingresos de Moldavia, considerado el país más pobre de Europa.

Anuncios