Piramide_5N

 

Unas 80.000 personas permanecen desalojadas en los estados brasileños de Pernambuco y Alagoas (ambos en la región nordeste del país) debido a las lluvias e inundaciones de los últimos días, que han causado al menos diez muertos, informaron fuentes oficiales.

Pernambuco es el estado más afectado por las lluvias e inundaciones, que han dejado sin casa a 55.176 personas, de las que 3.081 perdieron su vivienda, según el último balance del Gobierno regional.

Al menos 24 municipios pernambucanos decretaron el estado de emergencia por las inundaciones. Tres personas murieron desde la semana pasada como consecuencia de las intensas lluvias, que afectan principalmente el interior del estado.

El Gobierno federal enviará 20 millones de reales (6,15 de dólares) a la región para atender a las personas y municipios afectados.

En Alagoas, siete personas murieron como consecuencia de deslizamientos de tierra provocados por las lluvias, mientras que hay dos personas desaparecidas.

Más de 24.100 personas tuvieron que dejar sus casas, según la Defensa Civil regional. Al menos 27 municipios de Alagoas decretaron la situación de emergencia, casi todos en el área metropolitana de Maceió, la capital regional.

El Gobierno federal anunció que enviará esta misma semana 12 millones de reales (unos 3,7 millones de dólares) al Gobierno de Alagoas para ser usados en acciones de emergencia en las ciudades afectadas por las fuertes lluvias de los últimos días.

Anuncios