Piramide_5N

El líder del gubernamental Partido Demócrata (PD) y ex primer ministro italiano, Matteo Renzi, mantiene reuniones con la oposición para llegar a acuerdos que permitan aprobar una ley electoral que consienta celebrar comicios en otoño.

Su partido ha propuesto la aprobación de una ley que tiene como modelo el sistema alemán y que, entre otras cosas, exige el umbral mínimo del 5 % de los votos a los partidos que quieran tener representatividad en el Parlamento.

La intención es homogeneizar el actual sistema electoral en Italia para celebrar elecciones.

Renzi quiere volver a ser primer ministro, después de que en diciembre dimitiera por el fracaso en el referéndum sobre su reforma constitucional, y por ello ayer y hoy mantiene conversaciones con partidos de la oposición.

El Movimiento Cinco Estrellas ya se ha mostrado favorable a votar esta ley y pide elecciones para el 10 de septiembre, antes del 15 de ese mes, cuando los diputados y senadores electos en 2013 ya tendrán derecho a una pensión vitalicia.

También el partido Forza Italia ha dado su apoyo y su líder, Silvio Berlusconi, ha manifestado que, a su juicio, “se está yendo hacia una ley electoral compartida”.

La legislatura del actual primer ministro, Paolo Gentiloni, concluye en febrero, pero Renzi quiere anticipar los comicios al 24 de septiembre para coincidir con las elecciones generales en Alemania.

“Votar con Berlín tendría sentido por muchos motivos a nivel europeo y permitiría al nuevo Parlamento establecer, sin perder un día, cinco años de nueva política económica”, ha dicho Renzi en una entrevista a un diario italiano.

La aprobación de esta ley acerca al PD y a su principal opositor, el M5S, pero le aleja de su actual socio en el Gobierno, el Nuevo Centrodestra, partido liderado por el ministro de Exteriores, Angelino Alfano, que correría el riesgo de quedarse fuera del Parlamento por no obtener los sufragios mínimos necesarios.

“No comprendo la impaciencia del PD de llevar a Italia a elecciones tres o cuatro meses antes (del final de la legislatura). Hago un llamamiento al PD, sobre todo a su dirección: que piense en Italia y en el daño que esta impaciencia de volver al poder puede generar a la economía”, ha señalado hoy Alfano.

Alfano, exdelfín de Berlusconi, se refirió así al nerviosismo que existe en los mercados por la posibilidad de que Italia anticipe el voto a otoño y el riesgo de que venza el M5S.

De hecho, este fue el principal motivo de que el lunes la Bolsa de Milán cerrara con un desplome del 2,01 % y de que hoy también mantenga una sesión caracterizada por la volatilidad.

El sistema propuesto por el PD es el llamado “Rosatellum” y mira hacia un sistema de voto mixto, mitad mayoritario y mitad proporcional, además de establecer el citado umbral mínimo de 5 % de los votos para la entrada en el parlamento de las fuerzas políticas.

Este umbral garantizaría la presencia de los cuatro grandes partidos – PD, M5S, Forza Italia y la xenófoba Liga Norte – , pero podría dejar fuera a otros como el Nuevo Centrodestra, Fratelli d’Italia o el Movimiento Demócratas y Progresistas, escisión del PD. E

Anuncios