Piramide_5N

El presidente estadounidense, Donald Trump, sugirió la posibilidad de invertir más dinero en la reforma del sistema de salud que los republicanos impulsan para reemplazar la ley sanitaria de Barack Obama, que se debate en el Senado de EEUU tras su aprobación en la Cámara de Representantes.

“Sugiero que añadamos más dólares al sistema de salud y lo hagamos el mejor que haya en ningún sitio”, escribió Trump en su cuenta de Twitter a última hora de la tarde del domingo.

La reforma sanitaria firmada en 2010 por su antecesor, Barack Obama, y conocida popularmente como Obamacare, “está muerta”, añadió Trump.

“¡Los republicanos harán las cosas mucho mejor!”, exclamó.

La propuesta de Trump es extraña, dado que los republicanos criticaron Obamacare durante años en parte precisamente porque consideraban que provocaba demasiado gasto del Gobierno.

Su afirmación recuerda a la sorprendente alabanza que hizo a comienzos de mayo del sistema público universal de salud de Australia cuando se reunió en Nueva York con el primer ministro de ese país, Malcolm Turnbull.

“Tenemos un sistema de salud que no funciona. Ustedes (los australianos) tienen un sistema mejor que el nuestro”, afirmó entonces Trump, que, paradójicamente, estaba intentando junto a los republicanos reemplazar Obamacare, la ley que llevó al país a la mayor cobertura sanitaria de su historia.

El destino de la legislación para sustituir esa ley es incierto, después de que esta semana la Oficina no partidista de Presupuesto del Congreso (CBO) publicara un informe que pronostica que, de salir adelante la reforma republicana, 23 millones de personas perderán su cobertura médica en una década en Estados Unidos.

El Senado había retrasado abordar la legislación aprobada por la Cámara baja hasta que se hiciera público el estudio del CBO, a sabiendas de que entre los propios republicanos la propuesta no sería bien acogida.

La mayoría republicana en la Cámara alta es mucho más estrecha que en la de Representantes, y los demócratas solo necesitan convencer a tres conservadores para que la ley actual no prospere.

Trump también tuiteó hoy sobre otra de sus prioridades legislativas, la reforma fiscal, sobre la que dijo que “está avanzando muy bien, antes de lo previsto”, y dará “grandes beneficios a todos”.

Volvió, además, a arremeter contra los medios de comunicación, de los que dijo que “siguen despreciando y degradando” el uso de redes sociales de Trump “porque no quieren que Estados Unidos escuche la verdadera historia”.

Anuncios