Piramide_5N

 

La primera ministra británica, la conservadora Theresa May,  que la religión es una parte importante de su vida y confesó que reza de “varias maneras” al ejercer su labor en el Gobierno.

En una de sus entrevistas más personales, publicada hoy por “Mail on Sunday” en plena precampaña electoral, explica que disfruta yendo a la iglesia.

“Es lo que llamo una conexión espiritual y un levantamiento del ánimo”, afirma la líder conservadora, hija única de un vicario (ya fallecido) de la Iglesia Anglicana.

Preguntada sobre si reza en Downing Street, su residencia y despacho oficiales, antes de ir a dormir, responde: “Sí rezo, rezo de varias maneras”.

En la misma entrevista, May manifiesta que la diabetes de tipo 1, con la que fue diagnosticada en 2013, “no es un problema de salud” y no le ha impedido “hacer nada”.

“La gente que la padece puede hacer lo que quiera. Lo que es importante es que, cuando te sientas alrededor de una mesa, sepas lo que quieres y tengas la fuerza y la determinación para expresar tu punto de vista y hacerlo claramente”, asevera.

“Sí, la diabetes de tipo 1 te cambia la vida -tengo que inyectarme, comprobar el azúcar en la sangre y todo lo demás-, pero eso no significa que haya cosas que no puedo hacer”, explica la jefa del Gobierno.

“Simplemente, lo incorporas a tu vida”, apostilla.

El periódico revela que, en su oficina en la Cámara de los Comunes, May tiene un almohadón rosa que celebra su pasión por el calzado con el eslógan: “Puedo enfrentarme a todo si tengo el par de zapatos adecuado”.

La líder conservadora, que aspira a ampliar su mayoría en las elecciones generales anticipadas del 8 de junio, dice también al diario que su película favorita es “Casablanca” y sus flores preferidas las rosas inglesas.

Anuncios