Piramide5N- Athletic Celta 1

 

El Athletic Club recupera la sexta plaza después de encadenar su cuarta victoria consecutiva, tras doblegar al Celta de Vigo con un doblete de Raúl García y otro gol de Mikel Rico, en un partido en el que los rojiblancos tuvieron ocasiones para conseguir un resultado mucho más amplio.

El técnico celeste, Eduardo “Toto” Berizzo, volvió a revolucionar su once después del ensayo con los titulares en el Sánchez Pizjuán y su equipo, como sucediera hace siete días ante el Betis, lo acusó. Durante muchas fases del choque se vio superado por su rival, mucho más intenso, sobre todo en la presión, lo que obligó al Celta a jugar demasiado en largo.

Cierto es que el guión del duelo cambiaría si Theo Bongonda no estrellase contra la red lateral su disparo en el minuto seis. Esa y otra que tuvo también el extremo belga en el minuto 43 fueron las únicas oportunidades que tuvo el conjunto gallego en el primer acto.

A partir de ahí, el dominio y las ocasiones fueron para el Athletic. Beñat y Muniain amenazaron primero; después Raúl García, tras una gran jugada de Lekue, y Williams, en una acción que inicia Beñat en el centro del campo después de una pérdida de Jozabed, probaron a un Sergio Álvarez que salvó al Celta.

Reaccionó entonces el equipo celeste, que buscó tener más el balón para no sufrir tanto. Y por momentos lo consiguió. Y cuando mejor estaba llegó en primer tanto rojiblanco, una vez más a balón parado: saque de esquina de Beñar, Bongonda desvía mal y Raúl García le gana la partida a Fontás.

Esa gol destrozó al Celta, que desapareció del partido. El poste evitó el 0-2 de Iñaki Williams, una pesadilla para la zaga celeste, justo antes de que Bongonda se durmiera cuando se plantaba sólo ante Kepa. Laporte llegó por detrás para evitar su remate. Era el minuto 43.

Ahí se murió el partido para los celestes, a los que el segundo gol de Raúl García en el arranque del segundo acto les acabó de tumbar. Berizzo intentó reactivar a su equipo moviendo el banquillo pero fue imposible. El Celta ya tenía la mente en el Manchester United. Se olvidó del Athletic y sólo un inspirado Sergio Álvarez evitó una goleada mayor. En la recta final Mikel Rico cerró la goleada rojiblanca.

Anuncios