Piramide_5N

 

El central barcelonista Gerard Piqué no ha querido dar más importancia a los cánticos que nuevamente se han centrado en él y en su mujer, la cantante colombiana Shakira, lanzados desde parte del graderío del RCDE Stadium, donde esta noche han jugador el Espanyol y el Barcelona.

“Los cánticos son de gente que viene a sacar la frustración de sus vidas”, ha apuntado el jugador, quien ha querido precisar que se trata “de un ruido de una minoría, y que da la sensación de que sea todo el campo”, además de señalar que esta situación “no me toca a mí” resolverla, sino “a otros”.

Como en otras ocasiones, Piqué ha vuelto a ser el centro de los insultos del graderío más joven del estadio, mientras que su esposa tampoco se ha librado, en una situación que empieza a ser habitual y que alcanzó un punto álgido el año pasado la exhibición de una pancarta con este mensaje: “Shakira es de todos”.

El jugador del Barcelona ha querido restar trascendencia y se ha limitado a decir que tanto el campo del Espanyol como el del Real Madrid son escenarios que le divierten visitar.

“Me divierte venir aquí. Es el campo que más me gusta junto con el Bernabéu”, ha subrayado el jugador azulgrana, quien ha dicho que el 0-3 del derbi es un resultado que refleja la “superioridad” de los azulgrana.

De las posibilidades para seguir luchando por el título, el central del Barça ha apuntado: “Tenemos que ganar todos los partidos y esperar que el Madrid pierda puntos”.

Anuncios