Piramide_5N

 

Luis Enrique Martínez está cumpliendo sus últimas semanas como entrenador del Barça y ya no esconde las ganas que tiene de terminar con una etapa que le está desgastando mucho.

Su tensión con los medios continúa alta y en la rueda de prensa previa al partido ante el Espanyol se marchó ofendido  por una pregunta sobre la lista publicada por ‘L’Equipe’ sobre la relación de mejores entrenadores del mundo. Lucho figura en el puesto 13 de una  clasificación que encabeza Pep Guardiola y el técnico se tomó muy mal la cuestión.

Tras responder de forma irónica que “el puesto 13 me encanta”, se levantó de la mesa y, ya sin micrófonos, se dirgió a los perodistas con un “venga ya, que ya queda poco”. Todo ello acompañado de una sonrisa sarcástica ante la estupefacción de los presentes en la sala de prensa. Una reacción extravagante que causó estupor.

Luis Enrique culminará su etapa enel Barça manteniendo su lema de no alimentar polémicas, ni que sean tan graves como la protagonizada por el presidente del Málaga, Al-Thani,quien dijo que “la escoria de Catalunya no olverá el campeonato”. Lucho se limitó a comentar que “no tengo interés ni ganas de pronucniarme con cosas que no tienen nada que ver con el partido del Espanyol. Seguiré por la misma línea de estos años”.

En un mismo tono se expresó al referirse a la ausencia de la fotografía con el técnico del Espanyol, Quique Sánchez Flores. “No tengo interés en comentar estas cosas que no tienen nada que ver con el tema deportivo. Ya hice bastantes comentarios en la primera vuelta”.

Tampoco entró en  valoraciones sobre comentarios que llegan desde Madrid ni en cuestiones ajenas al terreno de juego: “No entraré en lo que uno dice o el otro, cada uno hace su trabajo y  yo el mío”

 

Insistido sobre Michel, al que conoce bien de su etapa conjunta en el Real Madrid, se quedó callado y con la cabeza pidió otra pregunta. Luis Enrique dejó claro que quiere aislarse de cualquier controversia.

Anuncios