Piramide_5N

 

El primer ministro de Japón, Sinzo Abe, condenó el ensayo de un misil balístico por parte de Corea del Norte y lo calificó de “inaceptable” y “una amenaza para la seguridad” de su país.

“Es una amenaza para nuestro país, es absolutamente inaceptable. Lo condenamos en los términos más enérgicos”, dijo en una rueda de prensa en Londres, al día siguiente de reunirse con su homóloga británica, Theresa May.

Abe subrayó que las pruebas armamentísticas del Gobierno norcoreano son “un claro desafío para la comunidad internacional” e indicó que mantendrá su alianza con socios como Estados Unidos para garantizar la seguridad en la región.

“Ahora es el momento de que las naciones que comparten valores básicos se unan. La comunidad internacional debe mostrar solidaridad”, declaró.

Abe pidió además a Corea del Norte cumplir con las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y cejar en sus actos de provocación, según declaraciones recogidas por la agencia británica PA.

Corea del Norte realizó hoy un nuevo ensayo de un misil balístico, que explotó minutos después del lanzamiento y que supuso un nuevo desafío de Pyongyang en una etapa de alta tensión entre el régimen de Kim Jong-un y Estados Unidos.

El primer ministro nipón compareció ante la prensa tras reunirse ayer con la jefa del Gobierno del Reino Unido, Theresa May, en la residencia oficial de ésta en Chequers, a las afueras de Londres.

Tras esa cita, el Ejecutivo británico declaró en un comunicado que ambos habían acordado “mantener la presión” sobre el régimen norcoreano y “confrontar la amenaza de seguridad” que plantea por “su desarrollo ilegal de armas nucleares”.

Según la nota, May y Abe coincidieron en que hay que “trabajar para una solución pacífica”, aunque remarcaron que las pruebas de Pyongyang “son una violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU” y “un riesgo a la paz y estabilidad globales”.

El dirigente japonés visitó el Reino Unido después de viajar a Rusia, donde el jueves se reunió con el presidente Vladímir Putin.

Rusia y Japón abogaron entonces por la pronta reanudación de las negociaciones a seis bandas para la desnuclearización coreana, en la que participan los dos citados Estados desde 2003 junto a EEUU, China y ambas Coreas.

Anuncios