Piramide_5N

 

La candidata ultraderechista a la Presidencia francesa, Marine Le Pen, cargó  contra su rival en la segunda vuelta de las elecciones, el centrista Emmanuel Macron, de quien dijo que es “un pirómano que se hace pasar por bombero”.

En un mitin en Niza (sur de Francia), el primero entre las dos rondas de estos comicios, que se celebrarán concluirán el próximo 7 de mayo, Le Pen consideró que tiene el deber de “desenmascarar” a Macron, que en todos los sondeos aparece como favorito.

“La victoria final, la que conducirá al pueblo al Elíseo, la vamos a construir demostrando lo destructivo que es” el proyecto de Macron, “contrario a los valores del país”, indicó la candidata del Frente Nacional (FN), entre las aclamaciones de un público entusiasta.

Le Pen destacó que Macron, con su programa “ultraeuropeísta e individualista”, es la antítesis del suyo.

Estas elecciones son “un referéndum a favor o en contra de Francia. Yo insto a elegir Francia”, añadió Le Pen, que se ha apartado temporalmente de la presidencia del FN para centrarse en la campaña.

Le Pen hizo hincapié en que su rival trabajó en la banca de finanzas, “con todas las buenas cualidades” para ese trabajo: “Tiene el carácter, la insensibilidad necesaria, la capacidad de tomar decisiones con el único objetivo de acumular dinero sin preocuparse por las consecuencias humanas”.

Ella, según dijo, habla a todos los franceses, sin excepciones y sin mirar su origen, religión o color de piel, y pretende “dar oxígeno a las familias que ha sufrido tanto estos últimos años”.

La candidata ultraderechista se congratuló de haber conseguido antes de la primera vuelta que los otros diez aspirantes hablaran “de Francia, incluso los más recalcitrantes”, y vio como una victoria los más de 7 millones de votos conseguidos, “un récord absoluto de los patriotas”.

“Empieza una nueva campaña, distinta de la primera. No solo podemos ganar, sino que vamos a hacerlo”, añadió Le Pen, que animó a los electores a no tener miedo al cambio y se presentó como “la presidenta del laicismo” entre frecuentes aplausos para ella y abucheos para su contrincante.

Anuncios