Piramide_5N

 

El favorito a la presidencia francesa, Emmanuel Macron, fue acogido entre abucheos y gritos a favor de su rival de extrema derecha, Marine Le Pen, durante una visita a una fábrica bajo amenaza de deslocalización, en el norte de Francia.

El candidato de “¡En Marcha!”, que se reunió con los sindicatos de la empresa Whirlpool de la ciudad de Amiens (noreste) por la mañana, intentó reunirse con los obreros en huelga frente a la planta pero fue recibido con gritos y abucheos.

“Por supuesto que hay ira en el país, hay ansiedad”, declaró el candidato proeuropeo en medio de una multitud de huelguistas y periodistas, denunciando una “instrumentalización política” por parte de Le Pen.

La ultarderechista Marine Le Pen había realizado poco antes una visita sorpresa a los huelguistas. “Estoy aquí junto a los empleados”, declaró la candidata eurófoba, quien se dio un baño de multitudes y posó para selfis.

“Cuando Marine Le Pen viene a decirles ‘hay que salir de la globalización’ ésta no es la solución”, sostuvo Macron a los obreros que lo interrogaban sobre sus propuestas para evitar el cierre de empresas en Francia.

El gigante estadounidense de electrodomésticos anunció en enero el cierre en 2018 de su planta en Amiens, que emplea a 29 personas, para trasferir su producción a Polonia.

Las regiones norte y noreste de Francia, golpeadas por el desempleo, votaron masivamente por Le Pen.

Los franceses deberán decidir el 7 de mayo quién, entre Macron o Le Pen, gobernará Francia durante los próximos cinco años.

Anuncios