Piramide_5N

 Turquía tiene en su lista negra de inmigración a unos 420 australianos sospechosos de viajar a Irak y Siria para unirse al Estado Islámico (EI), y desde 2015 ha deportado a otros 21, informaron medios locales.

Las autoridades turcas tienen bajo custodia a tres supuestos yihadistas australianos, incluido Neil Prakash, exjefe de reclutamiento del EI y terrorista más buscado de Australia, indicó un alto cargo turco a la cadena ABC.

Turquía pretende extraditar a Australia al presunto yihadista de 25 años, nacido en Melbourne con raíces fiyiana-india y camboyana, para que sea juzgado por diversos delitos de terrorismo.

El sospechoso está relacionado con varios planes para atentar en el país oceánico y era conocido por hacer llamamientos para que los denominados “lobos solitarios” perpetrasen atentados en Estados Unidos.

Prakash, conocido también como Abu Khaled al-Cambodia, fue detenido el año pasado en Turquía en una zona fronteriza con Siria, donde se cree que llegó en 2013, y desde entonces varios países tramitan su extradición, entre ellos de la Unión Europea, Israel y Estados Unidos.

El Gobierno australiano había dado por muerto al yihadista en un ataque de drones estadounidenses en la ciudad iraquí en Mosul el 29 de abril pasado.

La lista turca que prohíbe la entrada a extranjeros se elabora con información de inteligencia proporcionada por las autoridades locales y de más de cien países, incluido Australia, y ha recopilado más de 52.000 nombres.

El número de australianos en esa lista supera las cifras conocidas hasta la fecha.

Anuncios