Piramide_5N

 

El liberal Moon Jae-in ha ampliado su ventaja en los sondeos y se consolida como favorito a dos semanas de las presidenciales en Corea del Sur, unos comicios adelantados tras la destitución y arresto por corrupción de la expresidenta Park Geun-hye.

Moon acapara entre un 37 y un 39 por ciento en intención de voto para las elecciones del 9 de mayo, lo que refleja una subida en las dos últimas semanas de entre uno y tres puntos porcentuales, según los últimas encuestas recogidas hoy medios surcoreanos.

Moon amplía así su ventaja frente a su principal rival, el candidato de centro-izquierda Ahn Cheol-soo, quien ha caído en torno a cuatro puntos en los últimos 15 días para quedar en una horquilla entre el 26 y el 30 por ciento de la intención de voto.

Estos últimas cifras podrían estar reflejando la creciente desconfianza de los surcoreanos hacia Ahn debido a sus últimas intervenciones en los debates televisados, que algunos han calificado de decepcionantes, y a desavenencias que se han aireado entre él y la cúpula de su formación, el Partido Popular.

Desde la convocatoria, los comicios se han visto como una carrera entre los dos candidatos y un predecible batacazo de la derecha a raíz del escándalo de la “Rasputina”, que ha indignado a la sociedad surcoreana y en apenas seis meses ha supuesto la destitución y enjuiciamiento de la conservadora Park Geun-hye.

Así lo subrayan los últimos muestreos, que indican que el tercer candidato en popularidad, Hong Joon-pyo (quien pertenece al partido de Park Geun-hye), apenas aglutinaría entre un 7 y un 9 por ciento de los sufragios.

Park Geun-hye, en prisión preventiva desde el 31 de marzo y acusada por la fiscalía de establecer una trama corrupta junto a su amiga Choi Soon-sil (conocida como la “Rasputina” por su influencia sobre la exmandataria), ha sido el primer jefe de Estado que Corea del Sur destituye en democracia.

Por tanto, éstas serán las primeras elecciones presidenciales adelantadas que vive el país asiático desde que la junta militar del general Chun Doo-hwan autorizó celebrar comicios democráticos en diciembre de 1987.

Durante la campaña, además de tocarse temas como la mejora del mercado laboral o la lucha contra la especulación inmobiliaria, se ha hablado mucho de una futura reforma constitucional que reste perfil presidencialista al modelo de Estado y evite nuevos casos como el de la “Rasputina”.

Anuncios